#SiEstuvieranVivas

Femicidios-3.jpg

Por Matilde Córdoba

3 de julio de 2018: Los medios de comunicación nacionales informan en sus ediciones digitales sobre el hallazgo del cadáver de una mujer en la Cuesta El Plomo, en Managua. Precisan dos datos: la víctima tiene un impacto de bala en la cabeza y fue secuestrada por encapuchados horas antes del asesinato. Lo anterior hace suponer que ese crimen está relacionado con la crisis sociopolítica que se vive en Nicaragua desde el 18 de abril de ese año. Pero no, los hijos se apuran a aclarar e insisten en que ellos no creen que haya relación.

Fundamentan su aseveración ofreciendo tres datos más: la víctima se estaba divorciando, había recibido amenazas de muerte durante el proceso y justo un año antes —en julio de 2017— había denunciado a su exmarido por violencia patrimonial y violencia física, pero la Fiscalía había desestimado la causa.

Mientras la velan, el exmarido es capturado por la Policía.

13 de mayo de 2019: El caso descrito anteriormente es el de Sarybel Abad Urcuyo, uno de los 57 femicidios registrados en 2018 en Nicaragua y uno de los pocos de los que se tienen detalles sobre el proceso de judicialización.

Tras un juicio que inició en octubre, el exesposo de Sarybel, de nombre Roberto Estrada Zamora, fue declarado culpable por ser el autor intelectual del delito de femicidio y condenado a la pena máxima de 30 años. De los autores materiales no se sabe nada.

La crisis que atraviesa el país ha provocado mayor impunidad y que se invisibilicen los casos en las agendas informativas de los medios de comunicación. En medio del ambiente polarizado y de indefensión que persiste en el país están las víctimas de la violencia machista.

El no gubernamental Católicas por el Derecho a Decidir indica que en lo que va de 2019 se han registrado 22 femicidios en el país.

Ellas

Martina, Griselda, Yolanda, Blanca Estela, Leida Lisseth, Evelia Mariel… Podríamos seguirlas mencionando. Todas forman parte de la lista de mujeres que han sido asesinadas en lo que va de 2019 y de cuyos casos sabemos gracias al Observatorio Voces, de las Católicas por el Derecho a Decidir.

¿Qué sería de ellas #SiEstuvieranVivas? Detrás de cada nombre hay toda una historia, traumas, lutos e infinidades de expresiones de violencia, pero sobre todo hay una vida y muchos sueños truncados.

Femicidios
Evelia Mariel Estrada Acevedo fue asesinada el 16 de febrero de este año en Rivas. Ilustración de Luis González

Evelia Mariel, por ejemplo, tenía planeado instalar una pulpería en Rivas porque desde niña había mostrado interés por ganar su propio dinero. Su madre cuenta que era risueña y optimista. Evelita le decía. Hoy podría estar preparando arroz con leche o buñuelos para venderlos, pero fue asesinada el 16 de febrero de este año, dejando a un niño huérfano.

Sherling Blandón, una deportista y estudiante de Agronomía de Matagalpa que fue asesinada en noviembre del año pasado, seguramente este domingo hubiese estado pendiente de Juego de Tronos, practicando tae kwon do o jugando fútbol.

Si Sherling y Evelia estuvieran vivas, si la violencia machista no les hubiese arrebatado sus sueños, sus vidas…

Un comentario en “#SiEstuvieranVivas

Deja un comentario