Media Cuartilla

“El amor romántico mata”

Cuando se le pregunta a Tessa Galeana si el amor romántico mata, ella no duda en responder que sí. “Este un constructo patriarcal que justifica que las mujeres sean violentadas en nombre del amor”, explica. «Nos venden que no importa si te maltrata, si después se él disculpa».

Tessa Galeana es periodista, feminista, mamá y escritora. En sus diversas ponencias y plataformas problematiza el amor romántico, poniendo en evidencia la necesidad de que las mujeres comprendan que en nombre del amor se nos ha enseñado a obedecer y a amar más a los demás que a nosotras mismas.

Ella cree que su mensaje ha caído en tierra fértil. Cada vez más mujeres, algunas incluso no integradas en colectivas feministas, se acercan a sus talleres.

“Debemos tomar conciencia y dejar de normalizar ese control que se ejerce sobre nosotras en nombre del amor. Vamos a ser libres y construiremos relaciones que nos permitan crecer y no tenernos atadas”, dice Tessa en esta entrevista, quien usa este seudónimo porque tras la situación de violencia que vivió, realizó muchas mudanzas.

¿Existe el amor?

Realmente el amor sí existe, pero el amor es un sentimiento que deviene de una emoción y no de una acción, uno puede tener ese cariño, filiación, confianza y no necesariamente con una pareja.

Lo que no existe es ese amor romántico donde el hombre conquista, afianza y posee como un cazador. De entrada un hombre jamás será violento porque desea agradar, pero las mujeres debemos estar preparadas para identificar la violencia desde el inicio.

El amor romántico es un constructo social que es contrario a la razón, desde los inicios se establecieron roles de género con respecto al amor y es ahí donde la mujer quedó en desventaja porque para amar debe sufrir, soportar, esperar, mientras el hombre conquista, posee.

El mito del amor romántico es el de un amor patriarcal, un amor para nada sano que aprendemos y que nos muestran en la televisión, en el teatro, en nuestros hogares porque vivimos en una sociedad heteropatriarcal donde a las mujeres se nos enseña a replicar ese amor porque es nuestro deber amar, aunque no seamos amadas. A los hombres les enseñan a pedir ese amor porque lo merecen, porque lo valen. Así las mujeres vivimos queriendo agradar al ser amado y ellos son los merecedores de todo nuestro afecto, atención.

¿Cómo deconstruimos ese amor romántico?

Para deconstruir el amor romántico debemos ir a la raíz, a reconocer que es un constructo heteropatriarcal que está muy arraigado en la sociedad y que para ello ha contado por siglos con el apoyo de la Iglesia y el Estado porque es una manera de someter a las mujeres.

Entonces para que los desmitifiquemos debemos tomar conciencia que el amor no es complacer y poseer. También debemos nombrarlo, identificarlo y tener claro qué es el amor romántico y que ha sido usado en contra de las mujeres porque las víctimas siempre somos nosotras. Nos han inculcado que el amor todo lo soporta y eso no es correcto.

En nombre del amor romántico y de ese ideal las mujeres debemos soportar todo y es por eso que se ejerce violencia hacia las mujeres en todos los ámbitos. Hay mucha violencia simbólica y después de afianzada la conquista, el hombre se encarga de ejercerla con frases que a veces no percibimos como: “Solo yo te voy a querer”; “arreglate, ponte bonita para que te quiera”;  y así la violencia va escalando hasta que llega a los golpes, a las violaciones sexuales por parte de las parejas y concluye en la peor forma de violencia hacia las mujeres, el feminicidio.

¿El amor romántico afecta solo a las parejas heterosexuales o también a las parejas de la diversidad sexual?

Debido a que es un constructo social el amor romántico nos pega a todos y todas, en el caso de las parejas en diversidad sexual no estamos exentos de esa construcción romántica y de igual forma uno de los dos espera poseer y controlar porque es lo que hemos aprendido, pero no es correcto, el amor debe ser libre, que te permita ser y crecer.

¿Cuándo te diste cuenta que el amor romántico no era una realidad?

Hablo desde mi experiencia. Fui víctima de violencia dentro de mi matrimonio, llegué al feminismo por la violencia ejercida y comencé a raíz de mi experiencia a aprender porque sabemos que no está bien, pero a pesar de sentirlo y saberlo no sabemos cómo nombrarlo y así llegue al término de amor romántico, que no es nuevo, por el contrario, pero creo que ha cobrado vigencia a partir de la visibilización de la violencia que se ejerce en contra de nosotras las mujeres.

A veces estamos en relaciones por cumplir con la hetero-norma que te dice que debes casarte, tener hijos porque eso es lo que dicta el amor y debes permanecer en una relación por amor, sin embargo, tal amor no existe porque estás siendo violentada, minimizada, sin opciones de crecimiento y desarrollo personal.

Para mí fue muy fuerte el proceso, pero en las colectivas me di cuenta que no estaba sola, que no solo me ocurría a mí y decidí que debía compartir todo este conocimiento y es lo que ahora hago.

Leer también: Elegir amarme

Si hay algo muy importante para salir de cualquier tipo de violencia es que tengamos una red de mujeres que nos apoye, y no digo hombres porque ellos nunca van a sentir la desventaja de ser los que amen, pretender que ellos cambien es como decirle al amo del esclavo que lo comprenda. Nunca lo hará porque tiene una posición de ventaja que no está dispuesto a abandonar y que encima es apoyada y avalada por la sociedad, la iglesia, el estado.

¿Cómo crees que es recibido este mensaje por las mujeres?

Hay mucha apertura, pero también se encuentra uno con resistencia de parte de algunas mujeres, son una minoría, pero si de algo ayuda reconocer el amor romántico es que puede evitar la violencia, al menos hará que las mujeres estén atentas a las acciones y se pongan a salvo.

Leer también: «La ansiedad está anclada en las memorias corporales»

Algunas mujeres, incluso feministas, creen que podemos hablar con los hombres y que ellos cambiarán, pero creo que eso ocurre solo en casos excepcionales y que bien si pasa, pero en la normalidad el que es violento lo continuará siendo y no admite diálogo, por eso es que salió el lema de “El amor romántico mata” y es una realidad.

¿Mata el amor romántico?

Sí, porque es un constructo patriarcal negativo y que justifica que las mujeres sean violentadas en nombre del amor, vemos los titulares: “La mató por amor”. Nos venden que no importa si te maltrata, pero después se disculpa y te quedas ahí, mi consejo es huí de esa relación, ponte a salvo porque la violencia escala y termina en los terribles feminicidios de los que sabemos a diario porque “ella le dio otra oportunidad”.

Sos madre y feminista qué consejo podrías brindar para no educar hombres que repliquen el modelo de amor romántico y mujeres que lo permitan

Es difícil porque nadie sabe si lo hace bien o no, yo soy madre de dos hombres y es un reto de todos los días ir contra lo que la sociedad dice y ellos ven porque no están en una burbuja, pero creo que lo primero es empezar por nosotras, el ejemplo: qué decimos, qué hacemos y qué permitimos.

Otra cosa es analizar nuestro comportamiento y visualizar dónde estamos ejecutando practicas patriarcales. Por ejemplo, el niño golpea a la mamá y después le hace un dibujo y ella lo perdona porque le dio un dibujo y ve a la madre feliz porque le dio un dibujo, pero no se contextualiza en la razón de por qué se lo dio.

Es una pequeña acción y un ejemplo, pero si lo vemos en la adultez un hombre golpea a una mujer y después se disculpa, le da un regalo y cree que ya hizo todo bien porque en casa se lo permitieron y avalaron ese comportamiento, entonces es muy importante analizar en casa con nuestros hijos qué permitimos, qué dinámicas tenemos y dejar de educar en base a roles de género.

Por encima de cualquier amor debe estar el amor a nosotras mismas, por eso si hay violencia lo que se debe hacer es ponerse a salvo, sin importar nada solo ponte a salvo.

Arte realizado por la Colectiva

A %d blogueros les gusta esto: