La niña muerta

Por Matilde Córdoba
De pronto nadie habla. El sonido incómodo de las turbinas también deja de escucharse o nadie parece oírlo más. Los gritos, esos gritos que vienen desde el fondo, lo acaparan todo. —¡Dale oxígeno! Y ahora: el llanto. Una madre llora.…